Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 21 de julio de 2010

ORACIONES AL DIVINO NIÑO JESUS









Claves para pedirle un favor:


Yo soy devota del Divino Niño Jesús  Su fiesta se celebra el 20 de Julio,
"El amigo que nunca falla"

"si tienes fe, veras muchos milagros. Te lo digo yo que he recibido muchos."


HISTORIA


La devoción al santo niño tiene su origen en el Monte Carmelo, Israel cerca de Nazareth, donde los religiosos moradores de este lugar (carmelitas) la propagaron por todas partes.

San Antonio de Padua (año 1200), San Cayetano (año 1500), Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz (año 1550) propagaron donde quiera que llegaban la devoción al milagroso niño Jesús, que no es la creencia de que una imagen de yeso, metal, tela o cartón nos vaya a hacer un milagro, sino el HONRAR los meritos que Jesús ganó en sus primeros 12 años de niñez, pedir a Dios todos los favores que necesitamos.

En 1636 (Francia), Jesús le hizo a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento una promesa que es el centro de esta devoción.


"TODO LO QUE QUIERAS PEDIR, PÍDELO POR LOS MERITOS DE MI INFANCIA Y SE TE CONCEDERÁ".



Muchísimos devotos en el mundo dan testimonio de los favores obtenidos por esta práctica y nosotros vamos a hacer lo mismo.

La devoción al Santo Niño aparece bajo muchas advocaciones (Praga, Atocha, Colombia, Etc.) Es el mismo Jesús, Dios y Hombre, que dio la vida por la redención de todos nosotros.

Es el EMMANUEL, el Dios con Nosotros.


La Devoción al niño Jesús empezó a recorrer a toda Europa desde hace 300 años y a América llegó acompañada de miles de prodigios desde 1800 ganándose el corazón de muchas personas en poco tiempo.


En Colombia se ha extendido por todo el país y desde 1907 fueron los religiosos Carmelitas y Salesianos quienes se han encargado de difundirla, pero son los laicos los que más la han propagado dando testimonio de los prodigios habidos por el Santo Niño.


Pero la persona que consagró toda su vida en propagar la devoción, es el padre Salesiano Juan del Rizzo Battiston quien llegó a Barranquilla en 1914 y allí aprendió a caminar bajo el poder de los méritos de su infancia, pasó a Medellín (1927-1930), Ibagué (1930-1933) y en 1935 llegó a Bogotá desde donde extendió la devoción por todo el país, América latina y el mundo.

Fundo el Santuario del 20 de Julio en Bogotá en donde se ha realizado una gran obra social y religiosa.

La imagen del Divino Niño de características específicas, fue adquirida en la tienda de arte sacro "El Vaticano" de la ciudad de Bogotá. Esta es una de las imágenes más hermosas y agradables que se han hecho de nuestro Señor. Con los brazos abiertos y con una sonrisa imborrable de eterna amistad, con túnica rosita, su ceñidor azul y llevando junto a sus pies el lema "Yo Reinaré".
Es la imagen más venerada en Colombia.

Quizás la nación donde la Devoción al Niño Jesús está más extendida es España. Cada devoto del Milagroso Niño se encarga de ser su propagandista. Santa Teresa y San Juan de la Cruz y la Comunidad de Carmelitas se encargaron de difundir entre el pueblo esta bella devoción.


Y a principios de este siglo hubo un español, el señor Montalt, seglar fervoroso quien consideró que su misión sobre la tierra era propagar la devoción al Milagroso Niño Jesús. Le parecía que honrar la Infancia de Jesús era digno de todo esfuerzo.

Fundó la revista llamada “El Mensajero del Niño Jesús”, y se dedico a difundirla por todo el país. Allí se narraban los milagros y favores del Divino Niño y se presentaban lecturas amenas, formativas y agradables. El sabía que las buenas lecturas convierten y hacen mejores a las personas.

Organizó una asociación en honor del Divino Niño y cada 25 de mes lo consagraban a honrarlo con actos especiales de devoción.


MENSAJE DEL DIVINO NIÑO JESUS

CONFIA EN MÍ


¿Por qué te agitas y confundes por los problemas que te trae la vida? ¿Por qué te centras en los pensamientos que te angustian al querer comprender las cosas que te pasan?

En lugar de hacer eso, cierra los ojos de tu alma y en paz dime: "DIVINO NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO". Déjame controlar todas tus cosas y estas irán tornándose mejores.


Entrégate a mi con absoluta confianza y deja tu futuro en mis manos. Si te entregas totalmente a mi, todas las cosas serán resueltas con tranquilidad, de acuerdo a mis planes. No arruines mis planes tratando de imponer tus ideas, déjame ser tu DIOS y actuar libremente en tu vida. Solo dime frecuentemente: "DIVINO NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO"



Lo que más te lastima es tratar de razonarlo todo de acuerdo a tus pensamientos, e intentar resolver tus problemas a tu manera. Cuando me digas: "DIVINO NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO", no seas como el impaciente que le dice al Doctor: "Cúreme", pero le sugiere la "mejor" forma de hacerlo.

Déjate curar por mis brazos divinos, no tengas miedo. Yo te amo, pero necesito mis manos libres para poder manifestarte mis bendiciones. No ates mis manos con tus absurdas preocupaciones. Satanás quiere que te frustres, hacerte sentir triste, quitarte la paz.

Si ves que las cosas se vuelven peores o más complicadas, aún cuando estas orando; mantén tú confianza en mi, cierra los ojos de tu alma, y continua diciendo cada hora: "DIVINO NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO".

Confía en mi, descansa en mi, entrégate a mi. Yo hago milagros en la medida que tu te abandonas a mi y de acuerdo a la fe que me tienes. Así que no te preocupes, dame todas tus frustraciones y duerme en paz, y siempre dime: "DIVINO NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO", y verás grandes milagros.

Te lo prometo con todo mi amor.

JESÚS

MI BUEN NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO



Postrado ante tus pies, humildemente,

Vengo a pedirte dulce Jesús mío,

Poderte repetir constantemente:

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Si la confianza es prueba de ternura,

Esta prueba de amor darte yo ansío,

Aun cuando este sumido en amargura,

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

En las horas más tristes de mi vida,

Cuando todos me dejen, ¡Oh Dios mío!,

Y el alma este por penas combatida,

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Aunque sienta venir la desconfianza,

Y aunque todos me miren con desvío,

No será confundida mi esperanza:

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Si contraje contigo santa alianza

Y te di todo mi amor y mi albedrío,

¿Cómo ha de ser frustrada mi esperanza?

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Y siento una confianza de tal suerte,

Que sin temor a nada Jesús mío,

Espero repetir hasta la muerte:

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.







SUPLICA PARA TIEMPOS DIFÍCILES

Divino Niño Jesús

Tengo mil dificultades: ayúdame.

De los enemigos del alma: sálvame.

En mis desaciertos: ilumíname.

En mis dudas y penas: confórtame.

En mis soledades: acompáñame.

En mis enfermedades: fortaléceme.

Cuando me desprecien: anímame.

En las tentaciones: defiéndeme.

En las horas difíciles: consuélame.

Con tu corazón paternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme.

Y en tus brazos al expirar: recíbeme. Amén.





UN MINUTO CON EL DIVINO NIÑO JESÚS

¡Bendíceme Divino Niño Jesús!

Y ruega por mí sin cesar.

Aleja de mí el pecado hoy y en todo momento.

Si tropiezo, tiende tú mano hacia mí.

Si cien veces caigo, cien veces levántame.

Si yo te olvido, tú no te olvides de mí.

Si me dejas Divino Niño, ¿Que será de mí?

En los peligros del mundo, asísteme.

Quiero siempre vivir y morir bajo tu mano.

Quiero que mi vida te haga sonreír.

Mírame con compasión, ¡No me dejes Jesús mío!

Y, al final, recíbeme y llévame junto a Ti.

Divino Niño Jesús,

Que tu bendición nos acompañe siempre. Amén.



ORACIÓN AL DIVINO NIÑO JESÚS

Divino Niño Jesús Dios de mi corazón y modelo de mi conducta,

Estate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti,

Haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres.

¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús,

yo te amaré siempre con todo mi corazón!

Divino Niño Jesús, Bendícenos

Divino Niño Jesús, Escúchanos

Divino Niño Jesús, Óyenos. Amén.











RECEMOS EL ROSARIO AL DIVINO NIÑO JESUS





1.- Hacer la señal de la Santa Cruz y recitar la oración Señor Mío Jesucristo.

2.- Anunciar los Misterios Gozosos





Primer Misterio - LA ENCARNACIÓN DEL NIÑO JESÚS

El Ángel del Señor anuncio a María que ella seria la Madre de Jesús.

Segundo Misterio - LA VISITA DE MARIA A SU PRIMA ISABEL

Por los caminos de Judea va la Virgen Maria a visitar a su prima Isabel quien se pone feliz y su hijo Juan en su vientre saltó de gozo.

Tercer Misterio - NACIMIENTO DEL NIÑO JESÚS

En Belem ha nacido el Niño Jesús. Maria y José lo cuidan con amor; Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios.

Cuarto Misterio - PRESENTACIÓN DEL DIVINO NIÑO JESÚS

José y Maria llevan al niño a presentarlo a su Señor, entran al templo, Jesús sonríe, le sonríe al anciano Simeón.

Quinto Misterio - PERDIDA Y HALLAZGO DEL NIÑO JESÚS

El niño Jesús se pierde en medio de tanta gente. María y José lo buscan durante tres días y lo encuentran con los Doctores del templo.

3.- Pedir las gracias que uno necesite, recitar un Padre Nuestro, 10 Ave Marías y un Gloria.

4.- Decir la jaculatoria "DIVINO NIÑO JESÚS EN TI CONFIO"

5. Enunciar el Segundo Misterio y recitar un Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria y la jaculatoria. Proseguir igual con todos los demás Misterios.

Al terminar los cinco Misterios se reza un Padre Nuestro, tres Aves Marías, Gloria y una Salve María. Al finalizar se rezan las siguientes Letanías.





LETANIAS





Divino Niño Jesús

Verbo del Padre Eterno, conviérteme.

Hijo de María, tómame como hijo tuyo.

Maestro mío, enséñame.

Príncipe de la Paz, dame la paz.

Refugio mío, recíbeme.

Pastor mío, alimenta mi Alma.

Modelo de paciencia, consuélame.

Manso y Humilde de corazón, ayúdame a ser como tu.

Redentor mío, sálvame.

Mi Dios y mi todo, dirígeme.

Verdad eterna, instrúyeme.

Apoyo mío, dame fuerzas.

Mi justicia, justifícame.

Mediador mío con el Padre, reconcíliame.

Medico de mi Alma, cúrame.

Juez mío, perdóname.

Rey mío, gobiérname.

Santificación mía, santifícame.

Pozo de bondad, perdóname.

Pan vivo del cielo, nútreme.

Padre del prodigo, recíbeme.

Jubilo de mi Alma, sé mi única felicidad.

Ayuda mía, asísteme.

Imán de amor, atráeme.

Protector mío, defiéndeme.

Esperanza mía, sostenme.

Objeto de mi amor, úneme a ti.

Fuente de mi vida, refréscame.

Mi Divina Victima, redímeme.

Mi último fin, déjame poseerte.

Mi Gloria, glorifícame.

Divino Niño Jesús, en ti confío.





ALABANZA AL DIVINO NIÑO JESUS





Niño lindo y amoroso

de belleza sin igual,

eres bello, primoroso

y yo te vengo a adorar.

El candor de tu mirada

inunda con puro amor,

me reboza la esperanza

y aleja todo temor.

Niño Pastorcito mío

de sonrisa angelical,

solo en Ti yo confío

para librarme del mal.

Déjame besarte todo

y ofrecerte lo que soy,

alma y vida yo te entrego

a ti mi Rey y Señor.

Divino Niño Jesús,

dulce, tierno e inocente,

te pido que ahora y siempre,

me confortes con Tu amor.



Publicar un comentario en la entrada

Divina Misericordia Cantada

Video Nosa Senhora do Brasil

Donaciones